Mónica Spear: El triste adiós de una Reina

El día de Reyes del año 2014 finalizó con un estallido de tristeza para el pueblo venezolano. Monica Spear, Miss Venezuela 2004 y cuarta finalista en Miss Universo 2005, además de ser una destacada actriz a nivel nacional e internacional, fue asesinada, al igual que su esposo, Thomas Berry, mientras que su hija de cinco años, Maya Berry Spear quedó herida de bala en una pierna y de orfandad en su alma.

El martes 31 de mayo de 2005, la hermosa criolla le devolvió a gran parte del pueblo venezolano la alegría que había perdido un año atrás, cuando por primera vez en 21 años su aspirante a la corona del concurso universal no entró en el cuadro de las 15 semifinalistas del certamen. Esa noche, Mónica con tan solo 20 años de edad los hizo soñar en grande al quedar entre las cinco finalistas.Conocida es a nivel mundial la pasión que sienten los venezolanos por los concursos de belleza, donde contamos con el segundo lugar del país con más victorias en la historia del Miss Universo. A pesar de que Mónica Spear no ganó, el hecho de haber llegado muy lejos la llevó a ser reconocida y adorada por sus compatriotas mucho antes de que el resto del mundo la reconociera por su trabajo en el mundo de la actuación.

Desde el 2003, cuando el Gobierno venezolano comandado en ese entonces por Hugo Rafael Chávez Frías limitó el acceso a las estadísticas oficiales de los delitos en Venezuela, las organizaciones alertaron a nivel internacional que la violencia escalaba grandes pasos. Tan impensables como lo que le ocurrió a Spear, su esposo y su hija , el Día de Reyes del pasado 2014.

Gerardo José Contreras, alias ‘’El Gato’’, tenía 19 años cuando su destino se cruzó con el de esta familia. El 6 de enero de 2014, sus amigos lo invitaron a ejecutar otro robo. Tenían el escenario perfecto, pues aunque a la oscura autopista de Puerto Cabello-Valencia ya se le conocía en el país como el pasillo de la muerte, la necesidad de los ciudadanos para trasladarse de un punto a otro, los ponía en el ojo del huracán. Aunque en un principio no le entusiasmó mucho, ‘’El Gato’’ selló el compromiso con otros cinco desalmados y más tarde se dispusieron a colocar trampas, con piedras que hicieran detenerse a los conductores en la autopista, a la altura del sector ‘’El Cambur’’.

Hacia esa ruta se aproximaban Spear y su familia, pues habían pasado unos días descubriendo los encantos del estado Apure y Mérida. Este tiempo, además, le había servido a Spear para reconectar con su esposo, de quien se había separado en el 2012.

TE PUEDE INTERESAR: ¿QUÉ PASÓ CON LAS SIETE MISS UNIVERSO DE VENEZUELA?

A través de su cuenta oficial en las redes sociales de Instagram y Twitter, Mónica Spear también dejaba saber a sus seguidores y fanáticos que estaba disfrutando en familia de los paraísos de su tierra, donde prefirió radicarse a pesar de que desde el año 2000 sus padres se habían mudado a los Estados Unidos, al igual que sus cuatro hermanos.

A su familia le constaba el amor por su patria, pues aunque completó su bachillerato en el país y se graduó de la Universidad Central de Florida, Spear viajaba a trabajar en telenovelas a los Estados Unidos y Colombia, al más mínimo rato libre, retornaba a Venezuela y aunque en su país fue víctima de asaltos a punta de pistola en cinco ocasiones, declinó vivir presa del terror. El año 2014 lo había comenzado al lado de su esposo, un empresario británico que había emigrado al país con su familia cuando era un niño, hacía 35 años, y con quien compartía, además de una hija, su pasión por Venezuela. Él se conocía las rutas como nadie, pues trabajaba mostrando a los turistas las bellezas de la nación que hizo suya.

Así fue como entrada la noche, acechando la zona donde habían colocado sus trampas, ‘’El Gato’’ y sus secuaces esperaban acción, lo que ocurrió pasadas las 10:00 om. Dos carros sufrieron los embates de las dañinas piedras. El primer conductor aceleró, pero el segundo, Thomas H. Berry, que manejaba el Toyota gris, con su familia, se vio obligado a detenerse más adelante, a la altura del kilómetro 194. La llanta derecha quedó inservible y hacía imposible seguir el trayecto. Spear llamó al número de emergencias 171 para que les enviaran una grúa, pero en ese momento, le respondieron que no había una disponible. Entonces, detuvieron a una que pasaba por el lugar. Según la policía, a fuerza de balazos, seis que impactaron el Toyota gris y uno que dio en la grúa, los seis delincuentes ejecutaron un robo provocando las muertes de Mónica Spear y Thomas Henry Berry casi en el acto. Hiriendo además a la pequeña Maya.

Ahora bien, según la versión de alias ‘’El Gato’’, la  noche del 6 de enero de 2014 él y sus amigos se acercaron a la grúa y anunciaron su asalto. Buscó joyas o artículos de valor pero no encontró mucho: «Ella se quedó quieta… no se resistieron ni nada. El esposo sí hablaba, pero no le entendí nada porque hablaba en otro idioma». El criminal admitió que robó la cámara Sony que estaba en el carro, sin tener una idea de que estaba arrebatándole los recuerdos más hermosos a una gran figura de las pantallas y la protagonista de grandes telenovelas como: ‘’Flor salvaje’’, ‘’Mi prima Ciela’’ y ‘’La mujer perfecta’’, entre otras. 

«En ese instante, yo no sabía quiénes eran», confesó el delincuente. Cuando se disponían a abandonar la zona, el gruero les disparó y, aunque en su grupo eran seis, sólo él repelió el ataque desde una lomita. El primero en morir se estima que fue Thomas Henrry Berry, quien recibió un impacto de bala en el lado derecho del pecho.

Por el testimonio de su hija Maya, se sabe que Mónica Spear la agarró e intentó protegerla con su cuerpo. En esa lucha por salvarla colocándola entre el suelo y la guantera del carro, una bala entró por su brazo derecho, a la altura de la axila, y provocó que se desangrara. A las 10:40 pm, aproximadamente, calculan las autoridades venezolanas que Spear, de 29 años de edad, y su esposo Thomas, de 39 años de edad, habían fallecido. «Se quedaron dormidos», explicó en el hospital su hija Maya. La indignación se apoderó del país; los sueños y éxitos de la hermosa Mónica Spear habían sido arrebatados por la delincuencia que azota a Venezuela. La reina de belleza se contaba ahora entre la exorbitante cifra de muertes violentas que ocurren a diario en el país.

El entierro de la pareja se llevó a cabo en el Cementerio del Este de Caracas. Sus cuerpos no pudieron ser sepultados fuera del país puesto que las leyes venezolanas ordenan que las personas muertas por asesinato deben ser enterradas en territorio nacional. En este caso la justicia actuó rápidamente, logrando capturar a los miembros de la banda criminal que apagaron las vidas de Mónica y Thomas. El 19 de mayo fue declarado culpable Gerardo Contreras, alias “El Gato”, por un juzgado de Puerto Cabello, en el estado Carabobo. Recibió una sentencia de 25 años de prisión por los delitos de homicidio calificado con alevosía en la ejecución de un robo en grado de cooperador y similares cargos en grado de frustración en perjuicio de una niña de cinco años de edad. Los últimos en recibir condena fueron Alejandro Maldonado, Franklin Cordero y Leonar Marcano, quienes el 12 de febrero de 2016 fueron sentenciados a 30 años de reclusión en el Centro Penitenciario El Rodeo I.

En cuanto a la pequeña Maya Berry Spear, se recuperó rápidamente de su herida. Su custodia quedó a cargo de sus abuelos maternos y desde entonces vive con ellos en la ciudad de Orlando, Florida. Aunque ya han pasado siete años desde aquel trágico día, los venezolanos no olvidan a la eterna reina de belleza, un ser humano humilde y sencillo que amaba a su país por encima de todas las cosas.

Redacción de TOP VZLA.

leorecine

Deja un comentario